Es importante controlar la enfermedad periodontal antes de colocar implantes dentales.

La enfermedad periodontal (o problemas de encias) tiene una alta prevalencia en la población (casi un 90 por ciento en mayor o menor grado de la enfermedad). Esto genera muchas dudas respecto a qué tipo de prótesis se pueden realizar en estos pacientes.

La doctora Rosa Gómez Laguna, directora del área de periodoncia de Crooke & Laguna nos resuelve algunas dudas al respecto.

–¿Qué es la enfermedad periodontal?

–Es una enfermedad infecciosa ocasionada por la placa bacteriana y que afecta a los tejidos que rodean al diente, es decir a la encía, el hueso y el ligamento periodontal. En función de la gravedad, hay casos en los que está limitada a la encía y otros casos en los que se pierde también el hueso que soporta los dientes, provocando la movilidad de estos. Según el grado de afectación hablamos de gingivitis o periodontitis.

–¿Por qué se produce?

–El origen es la placa bacteriana que se acumula en la boca tras las comidas o por un inadecuado cepillado.
Pero hay una serie de factores predisponentes o agravantes que facilitan se desarrolle o que avance como el tabaco, la diabetes, el embarazo, medicamentos para la hipertensión, para la epilepsia o inmunodepresores.
Además también hay una predisposición genética a padecer la enfermedad. Se ha visto que pacientes con alteraciones en el gen de la IL-1 tienen una respuesta inflamatoria exagerada y por tanto mayor destrucción ósea. Si no se trata, el paciente acaba perdiendo sus piezas y el hueso que las soporta.

–Entonces, un paciente con enfermedad periodontal ¿se puede poner implantes?

–Por supuesto, siempre y cuando la enfermedad periodontal se haya tratado y se controle. De hecho es el tratamiento de elección, ya que si el paciente padece periodontitis el soporte de sus dientes está reducido, y no es conveniente que lleve prótesis removibles con ganchos apoyados sobre esos dientes o tallar el esmalte de dientes sanos. Además con los implantes evitamos los daños colaterales que a veces conllevan los tratamientos con fundas o puentes, como trastornos pulpares (que obligan a «quitar el nervio» del diente) o caries bajo las prótesis.
Lo que sí es cierto es que un paciente con periodontitis tiene más riesgo de sufrir contaminación bacteriana en los implantes, por eso esmuy importante elmantenimiento periódico en la consulta dental y controles radiográficos
eventuales.