Las ausencias de piezas dentarias  son muy comunes a pesar de las múltiples opciones que existen hoy en día.

La alternativa ideal para restaurar o sustituir una o varias piezas dentales deterioradas o ausentes son las prótesis dentales.  Cuando el paciente presenta piezas muy dañadas es recomendable restaurarlas para aumentar la longevidad en boca de dichas piezas mediante obturaciones de menor o mayor tamaño o mediante coronas.

En caso de pérdidas de una o más piezas, se recomienda la sustitución con implantes dentales.  Las prótesis dentales son la mejor solución para evitar problemas funcionales y estéticos.

El tratamiento con prótesis dentales ayuda a recuperar las funciones básicas como son la masticación, deglución, fonética, estética y en consecuencia la salud bucodental, física y personal.  La reposición de las piezas previene el desplazamiento de los dientes colindantes evitando mal posiciones, movimientos indeseados y pérdidas de hueso, pudiendo complicar tratamientos restauradores en el futuro en cuanto a tiempo, opciones e inversión.  Dependiendo del número de dientes ausentes las prótesis podrán ser parciales o totales, sobre diente, encía o sobre implantes;  sustituyendo desde un diente hasta la rehabilitación total del complejo masticatorio.  En cualquier caso, su uso mejora la calidad de vida.

El proceso de colocación de una prótesis puede ser más o menos largo dependiendo de cada caso.  Es necesario hacer un estudio personalizado de cada paciente  para decidir la mejor opción de tratamiento.  Existiendo prótesis fijas, removibles o estéticas en función de las necesidades y requisitos de cada paciente.