El tratamiento de ortodoncia invisible consiste en una serie de alineadores removibles e invisibles fabricados a medida para cada paciente, con un material de plástico transparente y fuerte conocido como policarbonato. Los alineadores invisibles mueven los dientes hacia la posición deseada de manera controlada y progresiva. Un alineador consigue mover uno o varios dientes 0.5mm y una rotación de 2 grados, y deben cambiarse cada dos semanas para que realicen los movimientos previstos. A diferencia de otros correctores invisibles, para este tratamiento se aplica la última tecnología 3D existente en el mercado a través de un software especializado, siendo más preciso que otros sistemas.

Más cómodo: Se acabaron las molestias que provocan los brackets, los alineadores le permiten hablar con comodidad, sin rozaduras o heridas.

Más discreto: Al estar fabricado con un material transparente, nadie notará que los lleva puestos, sin sentir la necesidad de ocultar su sonrisa.

Más higiénico: Una de las mayores ventajas, es que al ser removible le permite una limpieza completa de su boca, sin correr el riesgo de retener comida, como es el caso de los brackets.

Más práctico: La hora de la comida no será una tortura, a diferencia de los brackets, se puede quitar los alineadores para comer, beber y cepillarse los dientes. Más económico Al ser un proceso totalmente digital, resulta mucho más económico que otros tratamientos similares.