Los problemas de encías son un proceso inflamatorio crónico, y como tal se liberan mediadores inflamatorios que pueden actuar a distancia y provocar alteraciones en la glucemia en pacientes diabéticos, precipitación del parto en embarazadas y recién nacidos con bajo peso, e incluso agravar la situación de pacientes con problemas cardiacos.

Además de esto, se está estudiando la relación con otras enfermedades inflamatorias. Por ello, al ser la boca el punto de entrada al resto del organismo, y estar conectada con todo nuestro cuerpo recomendamos que se traten los problemas de encías por un especialista, así como que se siga una terapia de apoyo o mantenimiento para evitar recidivas.

ES ACONSEJABLE REVISEMOS NUESTRAS ENCÍAS CADA 6 MESES.