En los últimos tiempos han surgido miles de ofertas gancho, cupones descuento  y en general anuncios intentando vender implante dentales  más barato del mercado como el que vende churros en una feria. El problema es que la odontología es una ciencia de la salud, es decir lo que realicemos en nuestra boca influye de manera directa en el resto de nuestro organismo, y con eso no se puede jugar, aunque nos veamos tentados por las gangas. Detengámonos a pensar un momento, imaginad que os tenéis que operar de cataratas en un ojo, y vuestro oftalmólogo os da un presupuesto de dicha operación. Para contrastar acudís a otra clínica, donde os ofrecen lo mismo por 4 veces menos. ¿No os daría que pensar? ¿Quizás el material empleado no sea el mismo? ¿Quizás la persona que va a realizar la operación no está suficientemente formada o no sigue invirtiendo en formación? Nadie regala duros a peseta.
No todos los implantes dentales son iguales, todos son de titanio, pero hay distintos grados de titanio. La superficie del titanio puede ser tratada con ácidos, chorreada con hidroxipatita o modificada según sugiera la casa comercial que es mejor. Así mismo, la anatomía del implante dental es diferente, según la forma de las espiras y la distancia entre ellas tendremos mejor o peor estabilidad en los implantes dentales. Y todo esto, se va modificando según se van avanzando los estudios para ver que es lo mejor. Por eso hay que invertir en investigación, y eso no lo hacen todas las casas de implantes dentales, algunas son simples ferreterías.

Así mismo, la formación de la persona que va a realizar la cirugía es fundamental. Un correcto diagnóstico, una cirugía bien planificada, con un adecuado manejo de los tejidos duros y blandos para regenerar cuando sea necesario es importantísimo. Además, hay que estar al día de las nuevas técnicas y materiales que mejoran nuestros tratamientos. Eso, también cuesta dinero.
Por ultimo, está la prótesis. Hay mil posibilidades, distintos metales, con mayor o menor biocompatibilidad (aceptación por parte de nuestros tejidos para no provocar irritaciones), distintas cerámicas y por supuesto distintos técnicos de laboratorio con mayor o menor arte para emular la anatomía dental y así conseguir recuperar la estética y la función perdida.

Por todo esto, es importante que antes de realizarse un tratamiento con implantes dentales valore muy bien en que clínica y con que doctor o doctora lo va a realizar, porque su boca es la puerta de entrada al resto del organismo, y es importante cuidarla bien, y darle lo mejor, ya que le debe acompañar a reír, comer y hablar toda la vida.