Esta es la historia y el testimonio de nuestro paciente, Peter

Los dientes de Peter siempre habían sido problemáticos y no podía recordar la última vez que tuvo una experiencia «agradable» con un dentista

Peter había tenido empastes a lo largo de los años, varias endodoncias e incluso un puñado de extracciones. En última instancia, el deterioro de su salud dental (enfermedad periodontal y cuatro dientes rotos) había empezado a provocarle dolores de cabeza y molestias al comer.

Consultó a tres dentistas, que coincidieron en que el camino a seguir era caro y complicado. Ninguno de los dentistas con los que habló le dio confianza, por lo que pasó otro año sin que Peter encontrara una solución debido a la incertidumbre y a las restricciones por covid.

Cuando terminó su tratamiento en Crooke & Laguna Peter nos escribió una carta, con la intención de compartirla, para que otras personas como él la vieran y dieran un paso adelante a fin de cambiar sus vidas para siempre (A continuación la traducción al español de la carta original de Peter en inglés).

Esta es su historia

«A principios de 2021 concerté una cita con el doctor Crooke,

Habiendo vivido en la Costa del Sol durante cerca de treinta años, el nombre Crooke me echó inconscientemente para atrás durante un tiempo (el apellido del Dr. Crooke se parece a crooked que significa torcido en inglés). Sin embargo, tras leer varios testimonios y detalles en Internet sobre la cirugía que ofrecían, volví a ellos hasta que finalmente me serví una copa e hice una llamada.

Desde el examen inicial (totalmente gratuito) hasta el procedimiento final, todo el equipo de su clínica ha sido excepcionalmente profesional, cortés y concienzudo. Virginia fue mi punto de contacto y se desvivió por asegurarse de que las cosas se explicaran (antes, durante y después) hasta el punto de comprobar cómo estaba el día después de la cirugía.

El primer procedimiento que necesitaba, como me temía, eran unas sesiones de raspado. El último que me hicieron me dejó con analgésicos durante MESES. Las jóvenes higienistas que realizaron el raspado en dos días distintos fueron excelentes. Mi fe en la industria dental estaba siendo restaurada lentamente.

El doctor Félix era muy bueno en el trabajo dental, y de nuevo, se tomó el tiempo para responder a mis muchas preguntas. Su asistente Enric también fue muy paciente conmigo.»

Fase quirúrgica del tratamiento

«El Dr. Eduardo Crooke realizó la colocación de implantes y como era de esperar a estas alturas fue profesional, considerado y rápido: Extracción de 7 dientes (incluyendo las muelas del juicio) y colocación de 4 implantes. Inmediatamente después de la cirugía tuve la sensación de que los nuevos implantes se juntaban al cerrar la boca, esto es sólo una ilusión, daba la sensación de que los dientes restantes se movían.

Empecé la cirugía alrededor de las 12:15 y duró alrededor de hora y media. A las 20:30 del mismo día pude sentir la tensión de las encías donde estaban los puntos de sutura. En términos reales, no hay dolor, sólo una sensación diferente en mi mandíbula. A las 21:30 me tomé un ibuprofeno de 400 mg.

Me desperté temprano y me deshice de los últimos restos de sangre. Había una pequeña hinchazón en la mandíbula inferior derecha donde Eduardo limpió una infección grave. Mi mandíbula todavía dolía un poco, pero en general muy cómodo. A las 09:00 me tomé un ibuprofeno de 400 mg. Desayuné y me enjuagué la boca para mantenerla limpia.

Durante la semana siguiente las encías siguieron curándose bien. La mandíbula inferior izquierda seguía limpia, mientras que la inferior derecha mostraba una pequeña sustancia blanca en la parte superior de la encía, que seguía limpiando. Aparte de una ligera sensibilidad en las encías todo lo demás seguía siendo muy cómodo. Uno o dos de los puntos se desprendieron, pero como no había sangrado ni signos de problema no contacté con el dentista.

Empecé a tomar amoxilina 2 días antes de la cirugía y continué durante 5 días después. Aparte de los 400 mg de ibuprofeno mencionados anteriormente, no tomé ninguna otra medicación. Elegí permanecer con comida blanda durante todo el tiempo anterior a la retirada de los puntos. Me di el gusto de comer comida china, que corté en trozos finos para poder obtener el sabor sin tener que masticar. La comida era lo suficientemente pequeña como para poder tragarla.»

Colocación de coronas provisionales

«Era hora de quitarme los puntos y comprobar los implantes, o eso creía. Recibí un mensaje posponiendo mi cita para poder hacer los dientes temporales del maxilar superior. Este último comentario no se registró en mi cerebro, ya que estaba ocupado con el trabajo.

Llegué y me dijeron que me iban a hacer las coronas temporales en el maxilar superior. En este punto me di cuenta de que no iba a ser una visita rápida de entrada y salida. Felix y su ayudante molieron todos los dientes restantes y pusieron 15 coronas. Esto tomó muchas inyecciones para adormecer el área y luego varias más ya que todavía podía sentir el agua fría. El tallado no es doloroso y después de un tiempo te acostumbras al olor y al sonido. Al cabo de 2 horas, todos los provisionales estaban colocados.

Los dientes se sentían enormes al principio, probablemente porque los labios y las encías aún estaban adormecidos. La pasta de cemento permanece un poco en el paladar, pero me acostumbré rápidamente. Queda una sensación de que los dientes se van a mover, pero están bien fijados. No hay dolor en los dos caninos que eran candidatos a la endodoncia. Hasta aquí todo bien.

Una nueva semana y otras 8 coronas provisionales. Más lidocaína para la mandíbula inferior y luego unas cuantas inyecciones más (ya que todavía podía sentir el frío). Al cabo de una hora los provisionales estaban colocados y yo estaba listo para salir por la puerta. Me ofrecieron más gel para las encías, y lo usé. En casa tomé 500 mg de paracetamol y 400 mg de ibuprofeno, como había hecho anteriormente.

Dormí un par de horas y luego me tomé un plato de sopa. A la mañana siguiente el dolor o la irritación eran mínimos y el problema del diente en el maxilar superior parece estar solucionado.»

Pruebas y continuación del tratamiento

«A la semana siguiente, las coronas temporales iban a ser retiradas para probar la sensibilidad y el dolor, sin anestesia. Llegué a tiempo y de buen humor ya que esto estaba programado para ser una visita rápida de entrada y salida, de alrededor de una hora. Félix y Enrique explicaron que quitarían las coronas temporales, harían la prueba de sensibilidad y luego volverían a colocar las coronas temporales.

Sacar los dientes se convirtió en una pequeña aventura ya que el cemento no quería romperse y fue necesario un pequeño martillo para liberar el arco inferior. La prueba de sensibilidad terminó en cuestión de segundos y se pasó a la arcada superior.

Me hicieron la prueba de sensibilidad en el maxilar superior y me diagnosticaron la necesidad de 3 o 4 endodoncias. ¡Oh, alegría de las alegrías! esto se programó para la semana siguiente.

Los temporales superiores fueron cortados en 3 secciones antes de ser reemplazados. Esto se hizo para que las endodoncias se pudieran hacer por secciones sin tener que quitar toda la arcada. Una de las cosas que más sufrí – sufrir es la palabra incorrecta – fueron los días siguientes en los que me dolía la boca por estar abierta durante largos periodos de tiempo y los puntos de inyección que me dolían durante unos pocos días más cada vez. De ahí la decisión de aplazar una semana las mencionadas endodoncias.

Estaba mal preparado para la visita de hoy y al final me sentía peor. En un intento de explicar mi nerviosismo ante las visitas al dentista, le envié a Virginia un clip de YouTube de Dustin Hoffman y Laurence Olivier en la película Marathon Man para que se lo enseñara a Félix. Resume mis sentimientos generales antes de visitar al dentista. La anticipación es a menudo peor que el tratamiento. Entiendo que a veces hay que pasar por ciertos procedimientos para mejorar las cosas para el futuro. Eso no significa que tenga que disfrutarlos. El ibuprofeno y el paracetamol fueron todo lo que necesité para lidiar con las leves molestias.»

Colocación de coronas definitivas y fin de tratamiento

«Las coronas provisionales se retiraron sin problemas, tuvimos un descanso de diez minutos a mitad de camino y en 2 horas y media todo había terminado. El Articain funciona un millón de veces mejor para mí y estaba muy contento de acordar ir con él.

Toda la semana desde mi última visita ha sido notablemente indolora. El único problema que tengo es la sobreprotección de mis coronas. El cemento utilizado para sustituir las coronas no era tan fuerte como la primera vez y «siento» que puedo notar la diferencia.

Nos detuvimos a comer un tentempié de camino a casa ya que estábamos hambrientos. Esto podría haber sido un poco… un error, ya que aunque el cementado estaba terminado algunas de las coronas se movieron debido a que las encías quizás no estaban lo suficientemente adheridas a las coronas. Yo recomendaría esperar al menos 24 horas antes de tomar un bocado de cualquier cosa, porque empujar sus dientes nuevos de lugar no es una experiencia agradable. No es doloroso, pero sí que visualizas las señales de los dólares parpadeando por si tienes que volver a colocar las coronas.

Así que, aquí estamos unos días después de que se hayan colocado los dientes definitivos y mi boca está comenzando a funcionar como debe ser. Debido al número de dientes en mi boca, mi mandíbula tuvo que «reaprender» a masticar.

Debido a una reunión no programada, tuve que cancelar mi revisión 10 días después de la colocación final. Si hubiera tenido la revisión, habría pedido que me limaran un poco una de las muelas, ya que se me enganchaba. Sin embargo, como ya ha pasado otra semana, mis movimientos de mandíbula/dientes/masticación se han regularizado, y esto ya no será necesario.

Un efecto secundario interesante de todo este procedimiento ha sido que desde que mi sobremordida se incrementó ligeramente, mi mandíbula inferior también se ha movido hacia adelante un poco. Esto ha hecho que mi «papada» desaparezca ligeramente, debido a la nueva alineación.»

«En general, la experiencia con el Dr. Crooke y el equipo de la clínica fue algo inolvidable. Los recomendaré a todo el mundo que tenga una crisis con su dentadura ¡Definitivamente han cambiado mi vida!»

Desde Clínica Dental Crooke & Laguna queremos darte las gracias Peter, por este maravilloso relato. Si te sientes identificado con los problemas de Peter y quieres comenzar un viaje de recuperación dental , no dudes en contactar con nosotros en este link, te ayudaremos a volver a sonreír.

Menú
Abrir chat