Blanqueamiento Dental

Lo ideal para conseguir una sonrisa más blanca y luminosa es combinar 2 métodos de blanqueamiento: blanqueamiento en casa y blanqueamiento en consulta.

El blanqueamiento en consulta conlleva 1 sesión de aproximadamente 90 minutos. Previa protección de la encía, aplicamos en los dientes peróxido de hidrógeno que se activa con una luz especial. Siempre recomendamos complementar el blanqueamiento en consulta con el blanqueamiento en casa, para así obtener unos resultados más estables a largo plazo.

El blanqueamiento en casa se realiza a través de unas férulas a medida de la boca del paciente (evitando así que dañen la encía) que se usan con un gel específico a base de peróxido de carbamida. Con el producto que empleamos en nuestra clínica es suficiente con 1-3 horas al día durante 3-10 días (dependiendodel gel blanqueador que seleccionemos) . Es importante que antes de realizar un blanqueamiento dental la encía esté sana y no haya ninguna caries, ya que si no, corremos el riesgo de agravar un problema de encía o generar una pulpitis (inflamación del nervio) en los dientes con caries. Por eso, siempre se debe realizar el blanqueamiento bajo la supervisión de un dentista.

Preguntas frecuentes sobre el blanqueamiento

Los productos que se ofertan en el mercado, se suministran de manera estándar y no se ajustan al caso de cada paciente. Esto puede ocasionar que el resultado no sea regular, que provoque irritación gingival u otros efectos no deseados. Sólo el profesional puede proporcionar un tratamiento a la medida de cada paciente e informarlo correctamente.

Dependerá de los hábitos alimenticios de cada paciente, así como del cuidado que le dedique a la higiene de su dentadura.

Se puede realizar un “recuerdo” con las jeringas de casa cada 18 meses. El producto de consulta, al ser más agresivo, se puede repetir cada 4 años aproximadamente.

No afecta al esmalte, pero el abuso de técnicas de blanqueamiento puede derivar en problemas de sensibilidad dental, reabsorciones radiculares o pulpitis (inflamación del nervio).

Se puede realizar a mayores de 18 años y no existe un máximo de edad, aunque en pacientes más jóvenes se obtienen mejores resultados.